ITINERARIO DE LAS ERMITAS DE LA RIBERA DE XÚQUER

Originalmente el ermitaño era un monje que tenia como misión cuidar y proteger la ermita dedicada a algún santo y ubicada por lo general en un territorio despoblado. El retiro del ermitaño se consideraba parte de su vida espiritual y de su entrega cristiana. Según ciertas leyendas algunos de estos eremitas se encerraban voluntariamente en una sala situada en la parte superior de la ermita; estas salas no tenían puerta ni ningún otro medio para entrar o salir, únicamente poseían una pequeña ventana por donde entraba la luz y por la que la gente les subía comida y bebida utilizando una polea. Son muchas las ermitas que se conservan y cada una de ellas destaca por alguna singularidad; emplazamiento, antigüedad, arquitectura o leyenda. 

ERMITA DEL SANTS DE LA PEDRA – CULLERA 

Ubicada sobre un montículo y dominando la gran extensión del cultivo del arroz qu


Agenda d’esdeveniments