Blog

Senderismo: De Chella a Anna (La Canal de Navarrés)

Ahora que conocemos la arquitectura del agua de la Canal de Navarrés, vamos a descubrir una ruta senderista por esta comarca del suroeste de la provincia de Valencia en la que el líquido elemento estará muy presente. Es el PR-CV 113 que une Chella y Anna, concretamente el manantial del Abrullador de Chella con el Gorgo del Catalán de Anna. Además, en el manantial del Abrullador está previsto que el sendero se una con el sendero de larga distancia GR-7 en la Cruz del Gallinero.

Salimos desde el manantial del Abrullador camino a Chella, siguiendo primero la pista forestal que recorre el barranco y más tarde el sendero paralelo a la acequia madre hasta el paraje de los Molinicos. Ahí nos encontramos con una playa salvaje a la que los vecinos de Chella y otros municipios cercanos acuden a bañarse. Los caminos rurales nos llevarán al casco urbano de Chella, que cruzaremos hasta llegar al parque de los Chopos.

Ahora, el sendero PR-CV 113 sigue por un camino que bordea el río hasta alcanzar la cascada del río Sellent, el Salto. Tras la cascada, tomaremos un sendero que sube por la ladera del barranco hasta el mirador de Chella. Desde el mirador, el sendero continúa rumbo a Anna por la vereda real. Dejaremos atrás la Ermita y pasaremos por la cresta de la formación rocosa que une los dos municipios. A la izquierda veremos alineadas ocho simas espectaculares de gran belleza.

Ya no abandonaremos la vereda real hasta alcanzar el camino rural que transcurre junto al Gorgo Catalán. La zona de Anna tiene un acuífera con gran cantidad de afloraciones a la superficie que se han adaptado como zonas de baño. El Gorgo Catalán destaca por el trampolín que se ha instalado en él, desde el que se puede saltar sin miedo ya que no se conoce su profundidad. Además del Catalán, también nos podemos refrescar en el Gorgo de la Escalera, ideal para practicar barranquismo, el Gorgo Gaspar o el de Palet.

Nuestro recorrido por el sendero PR-CV 113 ya ha llegado hasta el final. Eso si, podemos seguir andando desde el Gorgo Catalán hasta el núcleo urbano de Anna, donde podemos disfrutar de su patrimonio. El sendero en si, desde el manantial del Abrullador hasta el Gorgo Catalán, tiene una distancia de unos 7 kilómetros. La dificultad es baja, y en unas 2 horas lo podemos completar sin problema. Tampoco tiene un gran desnivel, que va de 80 a 121 metros de desnivel acumulado.

Más información: FEMECV

Foto: Ayuntamiento de Anna