Blog

Covetes del moros - Interior

Secretos centenarios en Les Covetes dels Moros de Bocairent

El municipio de Bocairent se conoce como ‘la piedra viva‘ gracias a los diferentes monumentos tallados en sus mismas rocas, entre los cuales sobresalen por su singularidad Les Covetes dels Moros. Se trata de un conjunto de unas 50 cuevas tipo ventana que fueron construidas socavando agujeros en el ‘Barranco de la Fos’ del acantilado montañoso de Bocairent. Desde su centro histórico se puede apreciar esta construcción debido a su proximidad, ya que tan sólo les separa unos 300 metros.

Aparentemente, esta compleja obra se ve desde lejos como unas sencillas ventanas perforadas en el monte. Sin embargo, desde estos 50 orificios podréis acceder a un auténtico laberinto que os conducirá a numerosas cámaras adicionales y otras 9 ventanas que no llegaron a finalizarse. Movernos por el interior de los 4 niveles desiguales es posible ya que las estancias están comunicadas por 2 elementos: quiebras en la pared y una especie de ‘pozos-chimenea’. Alrededor de Les Covetes dels Moros todo son misterios, empezando por el secretismo que nos inspira su laberíntica estructura de agujeros en la montaña. Aunque los expertos se remontan hasta la época de dominación árabe, el momento exacto en el que se construyeron es una incógnita por despejar todavía debido a la dificultad de fijar una fecha concreta, puesto que no existe rastro o inscripción algunos.

Sepulcros, graneros o casas religiosas de los visigodos. Los orígenes de Les Covetes dels Moros también siguen envueltos en un enigma, aunque por las labores que realiza el Museo Arqueológico d’Ontinyent-La Vall d’Albaida se piensa que posiblemente eran los almacenes de seguridad de los campesinos bereber, ya que siguen el mismo modelo de granero que los que se encuentran en el norte de África, lugar de procedencia de estas antiguas sociedades.

Covetes del moros - Exterior

Imaginad la escena con aquellos habitantes que accedían hasta las cuevas apoyándose en una especie de anclajes o muescas en la roca, como si se tratara de una de esas paredes por la que suben los escaladores en la actualidad. Pero no os preocupéis, que si visitáis estos peculiares almacenes no tendréis que trepar ni encaramaros a ninguna montaña, dado que hace un tiempo que se colocó una escalera de metal para facilitar el acceso a los turistas. En realidad las cuevas no son exclusivas de este pueblo – se pueden encontrar también en Ontinyent y Alfafara – pero sí se distinguen por ser las más populares y numerosas.

Cuando planifiquéis vuestra visita hacedlo también para conocer el bonito pueblo de Bocairent, declarado conjunto histórico-artístico. Pasead tranquilamente por sus estrechas calles de trazado árabe en las que sus casas se superponen unas a otras con pequeños ventanales a semejanza de ‘les covetes’. Descubrid sus leyendas, visitad las ermitas, las cavas –también denominadas neveras o pozos de nieve-, su monasterio rupestre tallado en la roca y construido bajo el suelo, el Museo Arqueológico, los antiguos puentes y los diferentes senderos que recorren el término de ‘la piedra viva’.

Fotos / Hulius