Blog

Campos de arroz Sueca

Qué hacer en Sueca

Situada en pleno corazón de Valencia, junto a l’Albufera y rodeada de campos de arroz, Sueca ha visto nacer a grandes escritores valencianos como Joan Fuster, Nicolau Primitiu o Bernat i Baldoví; y se cree que es el lugar de origen de la mítica paella valenciana. Hoy, nos dirigimos a la capital de la Ribera Baixa para conocer un poco mejor qué podemos hacer en Sueca.

Visitas culturales

Depende de la época del año en que visitemos Sueca nos podemos encontrar con la Fiesta del Arroz, y en las que se celebra el famoso Concurso Internacional de Paella de Sueca, uno de los más prestigiosos a nivel mundial. Se celebran a mediados de septiembre. Unos días después se celebra la Mostra Internacional de Mim de Sueca, uno de los festivales de teatro gestual más importantes de Europa que del 17 al 21 de septiembre está celebrando su 25ª edición.

Lo que siempre encontraremos todo el año es el Museo del Chocolate, donde al final del recorrido podremos degustar los deliciosos productos que elabora Chocolate Comes. Más lugares que podemos incluir en nuestro recorrido por esta población de la Ribera Baixa son l’Antic Convent de Franciscans; la Església Nostra Senyora de Sales, más conocida como El Convent, santuario de la patrona de Sueca o la Església parroquial de Sant Pere Apòstol de Sueca.

La ruta del Modernismo

Seguimos en el centro de Sueca pero nos centramos en la Ruta del Modernismo. En los primeros años del siglo XX, tras recibir el título de ciudad, Sueca no dejó de expandirse y empezaron a surgir edificios e infraestructuras modernistas. Buen ejemplo de ello son el Matadero Municipal, las Escuelas Carrasquer o Cervantes y el puente de hierro sobre el Xúquer que se restauró hace unos años.

Asilo Sueca

Pero si hay un edificio emblemático de este periodo, sin duda que es el Asil dels Ancians Desamparats, también conocido como l’Asil dels Agüelets, uno de los 25 monumentos valencianos que no puedes perderte. Se trata de un conjunto de edificios neomudéjares de 1919 donde destacan la fachada principal y el contraste entre la obra vista de ladrillo y los grandes sillares de los muros exteriores. Actualmente, las Hermanitas de los Ancianos Desamparados siguen asistiendo allí a personas mayores.

Este recorrido por la Sueca modernista sigue por la Casa de Pascual Fos, de 1909, en la calle de Sant Josep. Junto a l’Asil, es el gran referente del modernismo suecano; y por el interior está conectada con la Casa de Joan Fuster, donde vivió el famoso escritor. A su lado, la Casa de Pascual Fos o Casa Meseguer funcionó como Biblioteca Suecana hasta que la biblioteca municipal se trasladó al Molí Farine tras su rehabilitación.

L’Albufera

Parte del término municipal de Sueca pertenece al Parque Natural de l’Albufera, así que podemos aprovechar nuestra visita a la capital de la Ribera Baixa para acercarnos al lago de agua dulce más grande de la Península Ibérica. En los arrozales de l’Albufera se ha desarrollado un ecosistema único, donde destacan su vegetación y unas aves marinas que acuden al lago en busca de invertebrados que echarse a la boca.

Ermita del Sants, Sueca

En l’Albufera podemos pasear en barca, disfrutar de un buen arroz o contemplar unos amaneceres y atardeceres de postal. Una de las mejores vistas de l’Albufera la encontramos en la Ermita de la muntanyeta dels Sants de la Pedra, que aunque data de 1613 conserva en su atrio las arcadas ojivales del gótico de la reconquista llevada a cabo por Jaume I a principios del siglo XIII.

Las playas

Acabamos nuestra visita a Sueca en sus playas, separadas del casco urbano por unos siete kilómetros en los que cruzaremos los campos de arroz tan característicos de esta localidad. Hay ocho kilómetros de playas abiertas y de arena fina, desde el Perelló al norte al Mareny Blau al sur, pasando por les Palmeres y el Mareny de Barraquetes. Además de bañarnos y tomar el sol, son unas playas ideales para practicar pesca submarina, de superficie e incluso fluvial.

Playa Mareny de Barraquetes

Para acceder a cada playa solo hay que seguir las indicaciones que aparecen en la carretera. Una de las más destacadas es la del Mareny Blau o de Vilxes, 670 metros de una arena muy fina en los que destaca un paseo marítimo muy bien cuidado que separa la arena de los arrozales.

Tampoco nos podemos perder la playa de Les Palmeretes. Es una de 900 metros, también con una arena fina dorada y de aguas cristalinas ideal para acudir en familia. Además de acceso para minusválidos, los autobuses que van de Sueca a El Perelló pasan por esta playa por lo que llegar es fácil. Y si vamos a Les Palmeretes no podemos dejar pasar la ocasión de sentarnos en la mesa de uno de sus restaurantes y disfrutar de los arroces suecanos que se cultivan a solo unos metros de la arena.

Más información: Ajuntament de Sueca

Fotos: CTHOE – Pelayo2Enrique Íñiguez RodríguezJorge Caplliure