Blog

Variedad mermeladas

Mermeladas artesanales en Jalance, placer de la gastronomía valenciana

Hoy nos trasladamos a Jalance, en la comarca del Valle de Aiora, para conocer una de las estrellas de su gastronomía: las mermeladas artesanales. Lo haremos de la mano de La Jalanciana, una de las muchas empresas familiares que hay en la zona y que lleva casi un siglo (fue fundada en 1922) elaborando conservas artesanales de frutas y verduras de primera calidad.

El mayor reconocimiento le llegó a la empresa en 1995, cuando sus conservas se incluyeron entre los 100 mejores productos gastronómicos de toda España. Las mermeladas de naranja amarga y arándanos son las más conocidas; aunque desde La Jalanciana innovan con sabores tan originales y llamativos como la de limón, las de fresa con chocolates, cebolla, pimiento rojo y amarillo, mora con café, calabaza o mermeladas con zumo de naranja.

Dicen que el primer paso para comprar un alimento es que nos lo comamos por los ojos, algo que sin duda pasa con las mermeladas artesanales de Jalance. Las encontraremos en muchas tiendas, en botes de cristal que recuerdan a las conservas caseras; con la tapa del bote cubierta con un trozo de tela, sujeto con un lazo y con una etiqueta que le da ese aire antiguo que nos transporta a tiempos pasados.

Las mermeladas artesanales de Jalance son un producto de calidad excepcional, y tienen muchos usos más allá de comerlas en tostadas. Por ejemplo, mermeladas como la de limón se pueden utilizar para cubrir tartas; otras, como la de naranja amarga, son ideales para acompañar el foie. De hecho, no nos costará mucho encontrar preparados para foie hechos con productos jalancianos.

Además de las mermeladas artesanales, en Jalance podemos degustar otros productos típicos de su gastronomía, como el morteruelo, la torta mal hecha, los palomillos, los pasteles de San Blas y los rollos de San Miguel. Más allá de la gastronomía, en Jalance podemos disfrutar de su riqueza natural. En sus alrededores encontramos un sinfín de cañones, montañas, cuevas y abrigos que lo convierten en un enclave único.

El entorno de Jalanece nos permite practicar deportes de aventura o pasear a nuestras anchas por la montaña; pero si hay algo que no debemos perdernos es la Cueva de don Juan. En su interior hay formas cársticas de todo tipo, entre las que destacan las estalagmitas, estalactitas, coladas, columnas y banderas. Además, se encontraron herramientas de piedra del Mesolítico y materiales de la Edad del Bronce. Ya en el exterior de la cueva no hay que dejar de visitar los miradores que la rodean.

Más información: Ayuntamiento de Jalance

Foto: erix!