Blog

Calles de Requena

Escapada medieval al Barrio de la Villa de Requena

El Barrio de la Villa o el Barrio Medieval de Requena, como también se le suele llamar, es el más antiguo del municipio. Pasear por sus callejuelas te transportará cientos de años atrás en el tiempo hasta llegar al período califal musulmán cuando fue construido, entorno a los siglos VIII y XI. Todo un legado que fue declarado Bien de Interés Cultural y Conjunto Histórico-Artístico en el año 1966.

La población árabe que habitó Requena lo edificó en lo alto de una colina. Este elevado enclave, las murallas que lo rodean, las torres de defensa y vigilancia le confieren su particular carácter defensivo, idea con la que fue levantada desde su origen. Cuenta con un castillo y diferentes puertas por las que se podía acceder a su interior, siendo el acceso principal la denominada Cuesta del Castillo. Una vez dentro podemos admirar sin prisas el encanto que emana de sus calles estrechas de estilo tradicional árabe que nos conducen hasta la plaza de La Villa y del Castillo, los numerosos arcos de piedra o los adoquines que pisarán vuestros pies.

La historia aquí la encontraréis en cada rincón que vayáis descubriendo y con cada nuevo paso. Y es que el trazado de origen musulmán convive con los restos arqueológicos procedentes de épocas históricas anteriores que se encontraron, cuando los poblados ibéricos, romanos y visigodos habitaban estas tierras. Bajo los suelos del Barrio de la Villa se descubrieron un conjunto de cuevas y galerías utilizadas antiguamente como bodegas y almacenes, algo que se explica por el importante papel que este municipio tenía como Puerto Seco y Almojarifazgo, siendo un núcleo de negocio de ganado, lana y trigo.

En el conjunto histórico del barrio se puede admirar la iglesia neoclásica de San Nicolás, o las de estilo gótico, representado por la de Santa María, así como la más relevante: la Iglesia arciprestal del Salvador. Además de los monumentos religiosos, destacan por su elegancia y presencia las casas señoriales, como el Palacio del Cid, la Casa del Arte Mayor de la Seda, la torre del Homenaje, la Alcazaba, la Fortaleza, la Judería o la Medina, entre otros muchos.

Aprovechando la cercanía también podéis visitar otros barrios, como el de las Peñas, donde se encuentra la iglesia mudéjar de San Sebastián, el de Ollerías, Torrecilla, o los restos del Convento de San Francisco en el barrio de La Loma. Os recomendamos que os toméis vuestro tiempo para recorrer el Arrabal, barrio donde se ubican 3 lugares muy relacionados con la tradición vinícola de Requena: el Museo Municipal de Arqueología y Etnología, el Instituto Tecnológico de Viticultura y Enología, y la Escuela de Viticultura y Enología.

Más información / Ruta del Vino

Foto / Isacar Marín