Blog

Ermita Santa Anna

Ermita de Santa Anna

La Serra de Santa Anna le ha dado el nombre a esta ermita que se sitúa sobre su mayor altura, el denominado Greu de la Saliva, mientras que el pueblo de La Llosa de Ranes se instaló en la parte baja. Esta construcción constituye un punto de referencia para todos los pueblos vecinos y, a su vez, es un excelente mirador desde el cual contemplar las comarcas de La Costera y de la Ribera Alta en toda su extensión.

El edificio religioso fue levantado durante la primera mitad del siglo XV y el 1 de mayo de 1443 ya acogió el primer acto religioso. Hace unos 40 años que la ermita fue restaurada para mejorar el aspecto que presentaba por el paso de los años, apreciándose fácilmente el estilo gótico propio del levante, tanto en la puerta de la fachada principal como en su planta. Por esas mismas fechas también se habilitó el camino por el cual se accede hasta esta construcción así como el mirador que, por cierto, recibe el nombre de Mirador del Regne de València. Sin embargo, tuvo que volver a someterse a un segundo proceso de restauración, que finalizó en 1986, debido a los daños que sufrió por los intentos de instalar un repetidor de televisión. Uno intentos que finalmente resultaron fallidos ya que se lograron evitar gracias a los esfuerzos de la población, junto con el Ayuntamiento y la Diputación.

Actualmente la Ermita de Santa Anna disfruta de su declaración de Monumento Histórico y Artístico, además de formar parte de la Ruta dels Borja. Junto a ella hay una enorme rosa de los vientos tallada en piedra que nos indica los diferentes puntos cardinales. Cada año, coincidiendo con la fecha clave del 1 de mayo, se le rinde una especie de homenaje en el que se celebra la Romeria que recibe el mismo nombre. Otro de los acontecimientos de La Llosa de Ranes que también tiene a la ermita como protagonista es su popular ‘volta a peu’, denominada “Muntà a Santa Anna” y que este pasado octubre cumplió la edición número 11.

A modo de curiosidad, os contaremos que éste es un nombre recurrido en la provincia a la hora de bautizar las ermitas. Así, nos encontramos con diferentes localidades que lo comparten, pues Albal, Ontinyent, Gandia y Simat de la Valldigna tienen su propia Ermita de Santa Anna. De hecho, en este último municipio fue construida sobre la antigua Mezquita de la Xara.

Vía y foto / Ajuntament de La Llosa de Ranes