Blog

El Marjal y los arrozales de Cullera: paisaje y tradición únicos

Nuestra provincia está llena de contrastes paisajísticos y Cullera es una buena representación de ello. Este municipio costero posee los encantos de la montaña y del mar debido a su privilegiado emplazamiento en el golfo valenciano, cuya diversidad natural hace de Cullera uno de los destinos turísticos más atractivos.

La montaña de ‘Les Raboses’, el río Xúquer y su desembocadura, los lagos o las dunas son solo algunas de las vistas que podremos disfrutar. Aunque, sin duda, los paisajes más autóctonos y representativos de Cullera son los humedales formados por el marjal y los arrozales.

Los arrozales son un símbolo de Valencia en general y de esta localidad en particular, tanto por los platos típicos que obtenemos con el cultivo como por el arraigado oficio en nuestra cultura. Disfrutar de una buena paella o un ‘arroz a banda’ rodeados de este panorama es uno de los mayores privilegios que existen, nuestros sentidos se desatarán al saborear como nunca estas valencianas recetas.

Las infinitas llanuras que constituyen los arrozales nos invitan a contemplar su belleza relajada, sin prisas, con unas puestas de sol realmente espectaculares. Pero más allá de su encanto estético, en estos humedales viven especies muy diversas, siendo por tanto auténticos ecosistemas reconocidos con la denominación de Parque Natural y Humedal Ramsar’. Entre sus marjales se distingue la zona norte y la zona sur, y ambas ofrecen la posibilidad de realizar recorridos turísticos que respetan totalmente el medio ambiente.

arrozales

El Marjal Norte corresponde a la parte del Parque Natural de la Albufera, ubicado en Cullera, mientras que el paisaje del Marjal Sur nace con el río Xúquer. Podremos acercarnos a la desembocadura del río en el mar, donde se encuentra un bello rincón llamado el ‘estany’, una laguna de aguas saladas resultado de la mezcla paisajística entre el marjal y el litoral. Si sois aficionados a la pesca no podéis eludir la visita a este curioso paraje todavía virgen. Es más, justo en esta marisma es posible enlazar con la Senda del ‘Estany’, un camino peatonal de aproximadamente 1.900 metros que bordea la zona.

La gran riqueza natural del municipio también nos brinda la ruta ecológica del Camino del Cid o las que recorren la sierra, como la Senda de la ‘Lloma’ y la del ‘Racó’ de Santa Marta. Como veis, en Cullera no sólo encontraréis una amplia oferta de sol y playa, sino que tendréis la oportunidad de contemplar tradicionales paisajes con un encanto único.

 

Más información / Portal Oficial de Turismo de Cullera