Blog

Dulces Navidad

Dulces navideños típicos en la provincia

En este blog ya se nos ha hecho la boca agua en repetidas ocasiones cuando hemos hablado de nuestros dulces y postres tradicionales. ¿Recordáis las deliciosas nueces y yemas al fondant que descubrimos en la Vall d’Albaida? ¿Los exclusivos cachaps de Paterna? ¿Y el arnadí de calabaza? Tenemos que reconocer que somos muy golosos y es que cada época y cada festejo es una excusa perfecta para degustar un dulce diferente, ya se trate de la Semana Santa o de las Fallas. Y la Navidad no se salva de ello, pues siempre tenemos un buen surtido preparado para después de comer o de cenar, por si viene alguna visita especial…

Uno de los dulces más extendidos por nuestra provincia son los pastelitos de boniato, tanto que ya se han apropiado de la Navidad en su propio nombre, ya que también les llamamos popularmente ‘pastissets de nadal’. La masa de estos pastelitos sirve para elaborar otro producto muy sencillo pero buenísimo, nos referimos a los rollos de aguardiente que tienen que quedar bien crujientes. Los turrones son otra especialidad navideña imprescindible en la mesa por estas fechas y los hay de todo tipo, por lo que nos encontramos con los de cacahuete, yema tostada, chocolate o de almendra, por ejemplo. Este último ingrediente da lugar a los turrones duros, que pueden ser de color blanco en forma de torta o bien más oscuros, tonalidad que adquieren por el efecto del azúcar quemado. Son los conocidos como ‘torrons de gat’, por cierto muy fáciles de elaborar en casa ya que sólo necesitas almendras sin pelar, azúcar y las obleas. En este punto no podemos evitar hablar de Casinos, el ya denominado ‘pueblo de las peladillas‘ y de los turrones.

Bunuelo de calabaza

Los mazapanes, las cocas cristinas y las de ‘sagí’ suelen acompañar los dulces anteriores en estas fechas. ‘Les coques de sagí’ están elaboradas a base de manteca, canela y azúcar, las hay de almendra y también de cacahuete. La mezcla de estos ingredientes nos recuerda al sabor de los polvorones. Por último, y no por ello menos importantes, vamos a nombrar los famosos buñuelos de calabaza, que deben quedar tiernos y esponjosos por dentro y doraditos por fuera, con una bonita tonalidad anaranjada. Son muy sabrosos y suelen tomarse después de pasarse por azúcar.

Ahora ya sabéis cómo endulzar esta Navidad de la forma más tradicional y auténtica. ¿Cuál es vuestra especialidad favorita? Por cierto, no os preocupéis por resistiros a la tentación porque al final siempre resulta imposible, ¡ya habrá tiempo de cuidarnos a la vuelta!

Fotos / darioalvarez y Baptiste Pons