Blog

Dulces Lliria - Pasteles boniato

Dulces de Llíria

Cada rincón de Valencia tiene sus propios platos tradicionales y su repostería más característica, que suele variar según la estación del año. Hoy nos detendremos en Llíria, una ciudad muy dulce en la que no os resultará difícil encontrar una pastelería donde sigan los métodos de trabajo artesanales.

Primavera

En esta estación que acabamos de estrenar, los dulces más tradicionales que se degustan son los bizcochos y los denominados besos de novia, también conocidos en algunas zonas como almendrados, ya que la almendra es el ingrediente más característico de su sabor. Para prepararlos se elabora una masa hecha con 500 gramos de almendra molida, 250 gramos de azúcar, 8 huevos, canela y ralladura de limón. Se hacen pequeñas bolitas y se meten al horno. Pueden tomar una textura semiseca o seca.

La tradicional ‘mona’ o panquemado es el dulce por excelencia de la Pascua valenciana, que se acompaña de huevo duro, longaniza especial de esta época y chocolate. Durante estos días aquí también es habitual degustar la torta de nueces y pasas, el ‘primet de llimonà’.

Verano y Festes de Sant Miquel

Cuando llega el verano las estrellas de la parte dulce de la carta son los flanes y los exquisitos pasteles de yema. A finales de septiembre, con ocasión de las fiestas de Sant Miquel, es tradición elaborar los denominados ‘congrets’. Tomad nota de los ingredientes: 180 gramos de aceite de oliva, 90 gramos de anís o cazalla y 450 gramos de harina. Con la pasta resultante de la mezcla se elaboran rosquillas que luego se aplanan. Se meten unos 10 minutos en el horno y se les espolvorea azúcar. ¡Listos!

Navidades

En estas fiestas siempre reinan los dulces y el caso de Llíria no es una excepción. Aquí es tradicional poner sobre la mesa los pasteles de boniato, las tortas finas, turrones varios y mazapanes. Un buen ejemplo de postre casero navideño es la torta imperial, que se elabora a partir de varias capas: una de mazapán, sobre ésta una de frutas picadas, otra de mazapán y, finalmente, un buena capa de merengue que también sirve para adornarlo. Se mete unos minutos al horno y se saborea. ¡Para chuparse los dedos!

‘Rotllets’, ‘malfets’ y ‘pecadets’ de Llíria son los otros dulces que no suelen faltar en los hornos en cualquier época del año.

¿Por cuál empezaríais?

Fuentes / Ajuntament de Llíria y El Rastro de Txema

Foto / Tamorlan