Blog

Museo Dragut

Disfruta de Cullera en familia con sus rutas teatralizadas

Con la llegada del verano, las localidades de la costa valenciana empiezan a llenarse de familias procedentes de diferentes lugares de España y de Europa que llegan para disfrutar de las vacaciones en nuestras magníficas playas. Una de las ciudades más atractivas es Cullera, que completa su oferta de sol y playa con un interesante casco histórico y con sus rutas teatralizadas para los más pequeños.

Porque visitar el Castillo de Cullera o la Cueva del Dragut está bien, pero seguro que los niños se lo pasan mejor y disfrutan más si lo hacen acompañados de personajes de cuento o de magos. Se trata de unas visitas diferentes a las convencionales, que no harán solo las delicias de los más pequeños, ya que los padres seguro que sacan el niño que llevan dentro durante el recorrido.

Los lunes por la tarde podemos visitar el Castillo de Cullera acompañados de Juan Sin Miedo, el personaje del cuento de los hermanos Grimm. Juan Sin Miedo nos guiará por las diferentes estancias del Castillo, en las que nos cruzaremos con unos visitantes muy especiales, los personajes de otros cuentos. Se trata de unas visitas que duran cerca de 40 minutos, y desde las 18:30 hay seis pases cada 40 minutos.

Si lo que les gusta a los más pequeños es la magia, cada miércoles por la noche os proponemos una visita extrasensorial al Castillo de Cullera de la mano del Mago Zarik. Zarik es un mago e ilusionista junto al que recorreremos el Castillo de una forma sorprendente, aunque no os desvelaremos el por qué. Según el día, nos acercará la magia de Merlín, Barbanegra, del Circo o del Lejano Oriente. Los pases son alas 21:00 y 22:30, y cada uno dura una hora.

Dragut fue un pirata que hace siglos asaltó Cullera, y le da su nombre a las cuevas más famosas de la ciudad. Hay un trenecito que recorre Cullera y llega a la Cueva del Dragut, donde podemos hacer una interesante visita en el mismo lugar en el que la antigüedad seguro que se refugiaron los corsarios del Mediterráneo y escondieron más de un tesoro.

En la Cueva Museo del Dragut encontraremos un lugar único que seguro que hace las delicias de los más pequeños y de los que ya hemos crecido. Su entorno, junto al Faro de Cullera y los espectaculares acantilados nos invitan a cerrar los ojos y sumergirnos en un pasado de piratas, saqueos e invasiones. Y en el interior de la cueva, la sorpresa más grande: una réplica a tamaño natural del barco del pirata Dragut.

Más información: TurismoCullera

Foto: Cullera en Wikipedia