Blog

DE VALENCIA A SANTIAGO, OTRA RUTA COMPOSTELANA

El Camino de Valencia a Santiago discurre por cinco Comunidades Autónomas, la primera es la Comunitat Valenciana. Esta ruta de Valencia a Santiago, de 1.250 kilómetros, discurre por cinco Comunidades Autónomas: la Comunitat Valenciana, Castilla La Mancha, Comunidad de Madrid, Castilla León y Galicia. En la Comunitat Valenciana, el camino, que se divide en cinco etapas, recorre la ciudad de Valencia y los municipios de Alfafar, Massanassa, Catarroja, Silla, Almussafes, Benifaió, Algemesí, Alzira, Carcaixent, Pobla Llarga, Manuel, Xàtiva, Novetlé, Canals, Vallada, Moixent y La Font de la Figuera.

Las mezquitas levantaban orgullosas sus minaretes cuando el románico invadía las tierras medias y altas de España, pero eso no era obstáculo para acercarse desde aquí hasta la tumba del Apóstol Santiago. Alfafar, Catarroja, Silla, Almussafes y Benifaió, están cerca del entorno de la Albufera. El paisaje prácticamente es llano y en él, asoman las cumbres de las pequeñas montañas de Alzira y de Xàtiva, que van bordeando este camino, en el que los naranjos enmarcan nuestros pasos y unas veces será la flor de azahar y su perfume el que nos acompañará, otras, sus frutos verdes y más tarde amarillos convertidos ya, en jugosas naranjas.

SONY DSC

 

La acequia Real del Xúquer (Júcar) delimitará nuestros pasos en buena parte de este discurrir. Sólo en las estribaciones del límite con Castilla-La Mancha encontraremos pinos y encinas en el camino, al que ya le han salido desniveles. No olvidamos a Santiago en este corto trayecto de 115 km. por la Comunitat Valenciana, ya que no sólo había hospitales con la advocación de San Jaime, también existían iglesias, ermitas y fuentes. Algunas de éstas aún se conservan en la actualidad.

Castilla-La Mancha cuenta con el tramo más largo de esta ruta desde Valencia, unos 440 Km. aproximadamente. Entramos en ella atravesando las lomas del Mellado, en el límite de las provincias de Albacete y Valencia. Encontraremos cereales, girasoles, olivos y viñas, a veces en tanta cantidad que toda la vista que alcanza el ojo puede ser un campo de olivos o zona de viñedos. Caminaremos por las provincias de Albacete, Cuenca y Toledo, y no dejarán de sorprendernos los contrastes del verde del cereal y el de la tierra roja, o el amarillo del trigo y las verdes viñas.

algemesi

Descubriremos construcciones opulentas que nos ayudarán a comprender parte de su historia, las rejerías, las inmensas iglesias, los castillos que protegían a los caminantes y hoy se encuentran en ruinas o los restos romanos y árabes que perduran en buena parte del recorrido. No solo Sancho y Don Quijote disfrutaron al caminar por estas tierras manchegas, también los peregrinos (otros locos) las hollaron hasta llegar a Santiago. Este paisaje nos irá acercando en continuo llanear hacia otra de las comunidades que rozaremos en nuestro caminar. Pasamos casi de puntillas por la Comunidad de Madrid, apenas 15 km, y allí los pinos sembrarán de sombras y de perfume de resina este recorrido, que nos ofrece el singular castillo de Álvaro de Luna, llamado de la Coracera, la casa de Santa Teresa, la Iglesia de San Martín de Tours, la ermita de la Sangre y casi en su término, los toros de Guisando. Esta ciudad como las otras que vamos atravesando han conformado su paisaje y su entorno con el paso de las diferentes culturas que se establecieron en el transcurso de los tiempos. Y si puedes acercarte a Pelayos de la Presa, no olvidarás esta pequeña maravilla.

Castilla-León es tierra con varios caminos de Santiago: el de la Plata, el de San Salvador de Oviedo, el Camino Francés, el de Valencia… sus sendas, calzadas y caminos fueron recorridos por santas andariegas y miles de peregrinos, unos iban y otros venían, cruzando las alturas de la Paramera, los ríos caudalosos, los puentes medievales. Contemplando los grandes monumentos del mudéjar, las enormes moles de granito dejadas caer por algún gigante; estudiando la gran historia de este reino; recalando en los numerosos hospitales que jalonaban esta ruta desde Guisando hasta La Puebla de Sanabria.

mapasantiagovalencia

Este paisaje también juega con el verde de los pinos y sus campos también se visten de girasoles y cereal formando unas maravillosas vegas; el camino nos irá aproximando, discurriendo al lado del majestuoso Duero o del Río Negro hacia las tierras gallegas después de pasar el Portillo del Padornelo. La entrada en la mágica Galicia es a través del Portillo de la Canda, este camino es continuación de la Vía de la Plata y es el tramo más largo de los caminos gallegos. Los pasos nos suben a gran altura y allí, las cumbres verdean sin apenas vegetación, para luego descender tipo tobogán por sendas frondosas en las que los eucaliptos, los castaños, los robles o caballos (árboles mágicos de los druidas celtas), los pinos, las viñas y los maizales, van meciendo una sinfonía de color entre las corredoiras. Los ojos se nos van entre los verdes del monte y el cristalino color de las aguas de los ríos donde se bañan las estrellas en noches de luna llena. También se pierde la mirada en la niebla que abraza las mañanas y en las vacas que sestean y que nos miran con descarada curiosidad. Después de recorrer 227 km por estas tierras, la entrada en la ciudad del Apóstol es la más gratificante si cabe, o menos decepcionante que la del camino francés. Las torres de la catedral, de momento, se ven en tridimensional.

La Asociación de Amigos del Camino de Santiago de la Comunidad Valenciana publicó, en el año 1999, una guía que fundamenta la existencia desde hace 500 años de un itinerario, que une Valencia con Santiago, que utilizaban los peregrinos que llegaban por el mediterráneo y, según documentos de la época, se trataban en el Hospital General de Valencia.

Más información:

Asociación “Amigos del Camino de Santiago” Comunidad Valenciana
Tel.: 96 385 99 82
Fax: 96 313 01 79
info@vieiragrino.com
http://www.vieiragrino.com/