Blog

Cultura y tradición valenciana en el Museo Fallero de Alzira

Las fallas son una de las celebraciones más internacionales y conocidas de la provincia de Valencia, por ello no es de extrañar que existan lugares donde poder mostrar al mundo toda su tradición, creatividad e historia.  Uno de esos lugares es, sin lugar a dudas, el Museo Fallero de Alzira, situado en la Calle Santa Lucía de esta localidad de la comarca de la Ribera Alta.

El museo cobra aún más importancia si tenemos en cuenta que las Fallas de Alzira han sido declaradas Fiesta de Interés Turístico Nacional, lo que hace de esta localidad un punto de referencia cuando hablamos de cultura valenciana. ¿Cuáles son los orígenes de esta festividad en el municipio? Como sabemos, las fallas nacieron como una fiesta-ritual con el fuego como protagonista, pero en la localida de Alzira la tradición comenzó cuando un grupo de vecinos se reunió, la tarde del 19 de marzo, para plantar una falla y quemarla en la llamada “placeta de las gallinas”, lo que actualmente se conoce como la Plaza del Casasús.

El tiempo ha querido que toda esta historia quede recogida en el actual Museo Fallero de Alzira, donde podremos contemplar ninots que han sido indultados del fuego, algunos de ellos diseñados por preemintentes artistas locales como Bernardo Estela o Julio Monterrubio.

Si quieres saber más sobre este singular museo valenciano solo tienes que llamar al teléfono 96 241 60 13 para concertar una visita. Si te decides, lo encontrarás en la Sede de la Junta Central Fallera, C/ Santa Lucía, 16. El horario de apertura es de martes a jueves de 15.00 a 20.00 y la entrada es gratuita.

Las fallas en Alzira

La importancia de las fallas en la ciudad de Alzira no solo se encuentra determinada por el nombramiento de Fiesta de Interés Turístico Internacional, sino que además nos encontramos con el mayor censo de falleros y comisiones, con un total de setenta monumentos repartidos por todos los barrios. Destaca por encima de todo la mascletà, la cabalgata de disfraces y la Crida desde el balcón del Ayuntamiento, así como la ofrenda de flores a Nuestra Señora del Lluch y el tradicional desfile de Pasodobles.

Festejos, todos ellos, que se viven por los alcierños como un acontecimiento sumamente especial y que, además, sirven para crear sólidos vínculos de integración social. Las fallas en Alzira no solo se celebran cuando llega el mes de marzo, sino que se tienen en cuenta todo el año a través de diferentes actividades culturales. El Museo Fallero de Alzira es, como no, parte importante de todo este movimiento.

Más información / Valencia Terra i Mar

Foto / Visentico / Sento