Blog

Albaida

Albaida: segrelles, cirios y titelles

Seguimos nuestro recorrido por los pueblos y ciudades de la provincia de Valencia por el sur. Estamos en Albaida, la localidad que le da nombre a la comarca de la Vall d’Albaida -aunque su capital es Ontinyent-, situada a unos 85 kilómetros de Valencia. El caso histórico de este municipio de algo más de 6.000 habitantes es simplemente espectacular, y también podemos disfrutar de su entorno haciendo excursiones y de su gastronomía.

La Plaça de la Vila

Igual que pasaba cuando se construyó en el siglo XV, para entrar en el corazón de Albaida hay que pasar por la portalada de la Vila. La Plaza es el nexo de unión de los principales atractivos turísticos del municipio, como la Iglesia de Santa María de la Asunción, el Palau dels Milà i Aragó, las casas de Segrelles o Vallcaneda, el museo de Belenes y Dioramas o el Museo Internacional de Títeres de Albaida.

El Palau dels Milà i Aragó es uno de los monumentos más importantes de Valencia, visita obligada para todo aquel que se acerque a Albaida. Además, estamos de enhorabuena porque acaba de abrir sus puertas tras la restauración. Se construyó en la década de 1470, aunque desde su construcción hasta el siglo XIX se fue remodelando continuamente, así que encontramos una curiosa combinación de estilos rústico, gótico, barroco o renacentista.

Tras la primera fase de la rehabilitación se instaló en la Torre de Ponent el Museu Internacional de Titelles d’Albaida. Esta localidad está profundamente ligada al mundo de las marionetas, y es una de las sedes (junto a otros municipios de la comarca) de la Mostra Internacional de Titelles Vall d’Albaida, un festival que nació en 1985 y que ha crecido desde el ámbito comarcal al internacional.

Palau Mila i Arago, Albaida

 

Del museo pasamos a la Iglesia de la Asunción, construida entre 1592 y 1621, aunque restaurada en 1830. Además de las pinturas que alberga en su interior, lo más destacado es el campanario. Desde el siglo XIII se mantiene el toque manual de campanas cada día, algo que no pasa en ningún otro municipio valenciano; y está abierto a las visitas turísticas.

Seguimos en la Plaça de la Vila, donde en un callejón que lleva a la plaza del Pintor Segrelles está la Casa Museu de Josep Segrelles, que el propio pintor diseñó. Más de 150 pinturas suyas nos esperan dentro. Ahora que se acerca la Navidad también podemos pasar por el Museo de Belenes, abierto todo el año. Y antes de abandonar la Vila pasaremos por la puerta de l’Aljorf (siglo XIII).

Fuentes y ermitas

A lo largo de nuestro recorrido por Albaida nos acompañarán las numerosas fuentes de piedra. En la Plaza Mayor encontramos una fuente con un remate escultórico que estaba integrado en las murallas de la ciudad del siglo XVII; y al final de Carrer Nou aparece la Font del Lleó o Nostra Senyora del Remei, 12 grifos con un león de 1884 reposando. También tiene 12 caños la fuente del Bàrio (1789), en la calle Arqueólogo Ballester.

Ermita del Roser, albaida

 

Prácticamente todas las ermitas datan del siglo XIX, y las que no se levantaron entonces se reconstruyeron. Son edificios simples, con el nombre de la calle en la que las encontramos (Sant Joan, Sant Antoni Abat, Sant Miquel, de la Nativitat…). La única que se sale de este perfil es la del Roser, que data de a reconquista y tiene una cripta en su interior. Derribada en 2002, se reconstruyó en 2005.

Excursiones

Por una parte, están los cuatro senderos de pequeño recorrido (PRV) que hay en Albaida: la senda dels Enginyers, la de l’Assagador, la senda d’Agres y la Covalta-font de Donat. La subida a la Covalta es fácil, ya que el camino no presenta muchas dificultades y en la cueva de arriba encontramos agua fresca. Si continuamos hasta la cresta, veremos los restos de un poblado íbero de los siglos IV-V a.C.).

Otra posibilidad es la Ruta dels Molins d’Aigua, que parte de la ermita del Roser. Si seguimos el curso del río Albaida y las acequias que lo acompañan nos encontraremos con molinos -o lo que queda de ellos-. En el camino nos encontraremos con las ruinas del convenio de Santa Anna (1538), que nación para convertir a los musulmanes al cristianismo.

Gastronomía

Acabamos nuestra visita a Albaida sentándonos en la mesa dispuestos descubrir los placeres de la cocina local. Como no podía ser de otra forma, tratándose de un municipio valenciano el arroz debía ser el protagonista. El arroz al horno y el arroz caldoso con conejo son los platos estrella; mientras que según la época del año se comen rebollones (aquí llamados pebrassos), cocas de tomate y pimiento o, en Cuaresma, albóndigas de bacalao.

Arros al forn

 

En el capítulo de dulces destaca todo aquello que podamos preparar con almendras, huevos, harina, aceite y azúcar: los carquinyolis, los rollitos, los polvorones, las coquetes de almendra, los pastelitos de moniato… Según la época del año se comen unos u otros, aunque en algunos hornos es fácil encontrarlos siempre. Además de todo esto, en Albaida destaca la producción de membrillo.

Más información: Ajuntament d’Albaida

Fotos 1, 2 y 3: joanbanjo en Wikipedia