VALLE DE AYORA-COFRENTES


El Valle de Ayora-Cofrentes, es una comarca fronteriza con la provincia de Albacete. El patrimonio natural y monumental de la comarca es rico y variado.

En Cofrentes se encuentra uno de los balnearios más encantadores de la Comunidad Valenciana, así como los restos de su castillo.

El castillo de Ayora ( capital de la comarca), ofrece una interesante panorámica, y en su término municipal se encuentra el poblado íbero de Castellar de  Meca, uno de los más destacados de la provincia.

A escasos kilómetros se encuentra Jalance, donde hallaremos la Cueva de D. Juan, una de las pocas visitables de la provincia.

Mención aparte merecen los numerosos castillos que pueblan la comarca, de manera especial el de Chirel, en Cortes de Pallás y los restos del de Jarafuel. La Reserva Nacional de Caza de la Muela de Cortes alberga ejemplares de cabra hispánica y diversas especies de aves.

Las grandes obras hidroeléctricas han transformado en los últimos años el paisaje del Valle y la Muela: el embalse de Cortes II y la inmensa balsa de la Cortada forman parte de uno de los complejos hidroeléctricos más importantes de España. La Muela de Cortes conserva un rico patrimonio cultural.

El sendero europeo de gran recorrido GR-7 recorre la Muela de Norte a Sur.

La Ruta Fluvial por el Júcar, es la única ruta fluvial de la Comunitat Valenciana, y en sus cerca de 12 km. , que transcurren entre Cofrentes y Cortes de Pallás, ofrece a los visitantes un paisaje inigualable.


Cómo llegar:

El acceso principal al Valle de Ayora-Cofrentes nos viene por la N-330 que, partiendo de la A-3 y en dirección a Almansa, atraviesa todo el Valle y parte de sus poblaciones.

Otra vía de comunicación es la N-340 (hoy autovía), que une las poblaciones de Valencia y Alicante por el interior, tomando la desviación de Enguera y una vez en la CV-590 nos acercará a la capital de la comarca (Ayora).

Una red de carreteras locales jalonan todo el Valle. Indicar a los viajeros sin prisas la recomendación del trayecto que toma la CV-425, dado el bello paisaje que recorre esta vía, uniendo el centro del Valle con las poblaciones vecinas de Macastre o Buñol.