LA SAFOR


La comarca de la Safor, se muestra al visitante a través de un atractivo territorio dividido entre el paisaje de la costa y el interior montañoso. Las altas sierras de Mustalla, Safor, Agulles y Grossa, forman un cerco natural de rica vegetación, mientras que el litoral acoge en su planicie huertos, amplias y acogedoras playas y una concentración urbana de alta densidad. La proximidad y las múltiples relaciones entre sí de las poblaciones que integran la comarca, hacen que la Safor se pueda considerar como un conjunto urbano, como una ciudad dispersa, rodeada de zonas verdes, dedicadas en su mayoría al cultivo de la naranja. Cumbres situadas a poca distancia del mar, campos de naranjos que se esconden entre las laderas de los montes, anchos horizontes que se funden con la línea de la playa, constituyen algunos elementos del paisaje de La Safor, inagotable en cualquier época del año.