LA RIBERA ALTA


La Ribera Alta, es por antonomasia la Ribera de Xúquer, el gran río de la provincia de Valencia. Él trae desde la serranía conquense el agua que fertiliza esta gran llanura situada al sur de la capital. Comarca eminentemente agrícola, basa su economía principalmente en el cultivo de la naranja, cultivada racionalmente desde el siglo XVIII.
De su rico patrimonio histórico-artístico, cabe destacar sobre todo el que atesoran las ciudades de Algemesí, Carcaixent y Alzira; además de una rica y variada gastronomía y un completo calendario festivo, que hacen de esta comarca, todavía desconocida para muchos turistas, una comarca atractiva donde las haya. Se inscriben en La Ribera Alta, los municipios de la cuenca del río Magro, donde la vid ofrece los famosos moscateles y malvasías de Turís y Monserrat.


Cómo llegar:

Tres vías principales cuzan la Ribera Alta, dos en sentido Norte-Sur y una en sentido oeste-este. La vía más importante es la N-340 (autovía) conocida popularmente como “Pista de Silla”, por ella nos adentramos a la Ribera y nos situará en poblaciones como Alginet,                l’ Alcudia, Carlet, Cotes, Beneixida, para continuar hacia el sur en dirección Albacete. Otra vía importante y paralela a la anterior es la CV-42, un desdoblamiento de la N-340, pasando por Benifaió, Algemesí, Alzira o Carcaixent, cambiando de denominación en este punto para ser la CV-41 y situarnos en las poblaciones de la Pobla Llarga, Manuel, L’ Enova, finalizando su trazado por la comarca y continuar hacia Xàtiva. La tercera de las vías principales es la CV-50 conectando la A-III y dando entrada a la comarca por poblaciones como Turís, Montroy, Real de Montroi, atravesando literalmente la comarca y comunicando municipios como Carlet, l’ Alcudia o Alzira y seguir camino del Mediterráneo. Existen varios servicios de autobuses desde las principales poblaciones de la comarca, así como varios tramos de vías férreas que conectan las poblaciones entre sí y la ciudad de Valencia.

Gastronomía y fiestas:

La gastronomía de la Ribera Alta, como el resto de la valenciana, es una gastronomía rica en arroces: la conocida cocina de la marjal, con arroces secos, caldosos y al horno, cocidos al fuego de leña o al calor de la cazuela de barro. Platos como all i pebre d’anguila, espardenyà, así como la universal paella valenciana, completan una amplia carta de platos que se pueden saborear en los numerosos bares y restaurantes de la comarca.
El punto dulce lo pondrán su rica y variada pastelería y respostería, de la que cabe destacar el “arnadí de carabassa”, “pastissets de moniato” los “panquemaos” de Alberic o las “fogasses” de azúcar y harina, sin olvidar la miel de Montroy; todo regado con los excelentes moscateles y malvasías de Monserrat y Turís.

La Ribera Alta es una comarca festiva por excelencia, en la que se suceden en todos y cada uno de los pueblos y ciudades, de manera especial en los meses de verano las numerosas festividades y celebraciones populares y religiosas. Destacan entre todas ellas, las fallas a San José que se plantan y queman en diversas poblaciones de la comarca a mediados de marzo, les Danses de Guadassuar la última semana de agosto, las fiestas a la Mare de Déu del Lluch en Alzira, las de la Mare de Déu d’Aigües Vives en Carcaixent, o las fiestas a la Mare de Déu de la Salut que celebra Algemesí los días 7 y 8 de septiembre, desde hace casi 800 años, en las que la música de la “dolçaina i tabalet”, amenizará las danzas de “la carxofa”, “els arquets”, “les pastoretes” y la popular “La Muixeranga”, fiestas declaradas de interés turístico, que preceden a la Setmana de Bous, con su curiosa plaza de toros rectangular.