Blog

LA PLAYA DE MIRAMAR Y SU ENTORNO

En un fértil llano de La Safor, rodeado de naranjos, Miramar ofrece la placidez de un municipio que goza de todas las virtudes del Mediterráneo. Con el mar y el verde agrícola como límites, su playa abierta, de arena fina, mantiene el carácter agradable del municipio con un paseo adornado de palmeras.

Descubrir Miramar, es descubrir una nueva manera de disfrutar de sus vacaciones o tiempo libre.

Podremos aprovechar cualquier día del año para bañarnos y tomar el sol en la esplendida playa de fina arena dorada, que cubre los más de 1,3 Km de longitud y 50 m de ancho, de nuestra costa. (predicción meteorológica 7 dias)

 

playa2
La espléndida calidad de nuestras aguas y arena, se han visto reflejadas en la concesión de la Bandera Azul. Miramar viene a obtener anualmente la Bandera Azul , desde el 2002, coincidiendo la entrega de dicho galardón en el 2005 Bandera Azul, con distinción temática en “Eliminación de Barreras Arquitectónicas”. Miramar fue en el 2004 una de las tres únicas playas de toda España distinguidas por la ruptura de barreras arquitectónicas. Este galardón lo otorga la Fee ( Fundación Europea de Educación Ambiental ) por la eliminación de barreras arquitectónicas.

Siguiendo en esta línea dedicando los esfuerzos en la mejora de la calidad de los servicios ofrecidos en la playa. En 2005 se obtuvo el reconocimiento bajo la marca “Q” de Calidad Turística por parte del ICTE ( Instituto para la Calidad Turística Español ) siendo la cuarta playa en obtener este reconocimiento en la provincia de Valencia.

445_es_mapaplaya-miramar_map

La temporada estival 2006 incrementa los galardones obtenidos con la distinción temática en Salvamento, Socorrismo y Primeros Auxilios asignada por la Fee (Fundación Europea de Educación Ambiental)

Al pasear por el paseo marítimo, situado en primera línea de playa, podremos contemplar, al este, una magnífica panorámica del Mar Mediterráneo, al sur de la costa, divisaremos el Montgó de Dènia, y al norte el puerto de Gandia y el faro de Cullera y al oeste contemplaremos las magníficas montañas que rodean la comarca de La Safor y a sus pies los fértiles campos de naranjos típicos de la costa mediterránea.

El clima resulta plácido y también sin “monotonías excesivas”, gracias a los contrastes del otoño y del invierno. De todos modos la bondad del clima garantiza unos inviernos suaves y unas primaveras deliciosas. Siendo los veranos cálidos, sin altas temperaturas, teniendo garantizada la suavidad de la brisa marina.

A la hora de comer o cenar, no olvidarse de probar los pescados frescos y los arroces de la cocina local.

Para divertirse, al pasear por el Paseo Marítimo o nuestras calles, encontrará un ambiente animado en las numerosas terrazas, pub, heladerías, … etc. No importa la edad ni los gustos, ya que tiene para elegir entre todos los ambientes y estilos. Además, el Ayuntamiento organiza todo tipo de actividades lúdicas, que van desde actividades deportivas hasta actuaciones nocturnas de grupos musicales y folclóricos, pasando por exposiciones, ferias y proyecciones cinematográficas al aire libre.

Para disfrutar de nuestra magnífica playa: VISITENOS!! LE ESPERAMOS.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

B) EL ENTORNO: LA SAFOR

La Comarca de la Safor , se muestra al visitante a través de un atractivo territorio dividido entre el paisaje de la costa y el interior montañoso. Las altas tierras de Mustalla, Safor, Agulles y Grossa, forman un cerco natural de rica vegetación, mientras que el litoral acoge en su planicie huertos, amplias y acogedoras playas y una concentración urbana de alta densidad. La proximidad y las múltiples relaciones entre sí de las poblaciones que integran la comarca, hacen que la Safor se pueda considerar como un conjunto urbano, como una ciudad dispersa, rodeada de zonas verdes, dedicadas en su mayoría al cultivo de la naranja. Cumbres situadas a poca distancia del mar, campos de naranjos que se esconden entre las laderas de los montes, anchos horizontes que se funden con la línea de la playa, constituyen algunos elementos del paisaje de La Safor, inagotable en cualquier época del año.

Gandía, ciudad Ducal y capital comarcal, creció entre el río Serpis y el Barranco de San Nicolás, sobre un antiguo asentamiento Ibérico. En el s. VI para consolidar la brillante cultura que la vida cortesana de Gandía había generado en nombres ilustres de las letras: Ausiàs March, Joanot Martorell y Joan Roís de Corella. La ciudad recuperó su esplendor en el s. XX, de la mano del cultivo y exportación de cítricos y del Turismo. Su centro urbano, conserva la herencia patrimonial de aquellos siglos de oro, en edificios como: el Palacio Ducal, la Colegiata de Santa María (cuya construcción se inició en 1250), de estilo gótico y declarada Monumento Histórico-Artístico Nacional, el Hospital de Sant Marc (finales del s. XIV), el Convento de Santa Clara, las Hermitas de Santa Clara y Santa Ana (hoy museo Arqueológico), el Ayuntamiento (1778). El Palau Ducal, es el monumento emblemático de la ciudad. Esta gran mansión señorial, ha sido recientemente restaurada.

Desde el centro Histórico, nos desplazaremos al litoral, dónde la oferta turística de sol y playa se complementa con una afamada ruta de restaurantes, que ofrecen marisco fresco y la popular “fideuà de Gandía”.

A pocos kilómetros, se encuentra Oliva, dónde la marjal se combina con terrenos desecados para el cultivo de cítricos. En el centro de la población permanece la casa en la que vivió el ilustrado Gregorio Mayans, así como los restos del Palacio de la familia Centelles (propietarios de la villa en el s. XVI). Todavía conserva intacto el blanco barrio de ambiente popular, en la ladera del cerro de Santa Ana, y en su litoral se descubren playas bulliciosas.

En las cercanas poblaciones de Miramar, Bellreguard, Daimús, Guardamar y Piles, el viajero podrá disfrutar de playas de fina arena dorada y aguas cálidas, tranquilas y con una variada oferta gastronómica. Además en Piles se puede visitar la Torre Vigía (1577).

La población de Tavernes de la Valldigna , se nos presenta arropada por el alto de les Creus. Tavernes combina los encantos de un municipio montañoso (manatiales como el Clot de la Font , miradores como l´Alt de les Creus, ermitas o encantadores valles) con los atractivos de la costa Mediterránea , con dos playas, la de Tavernes y la de la Goleta.

A pocos kilómetros, se encuentra el municipio de Xeraco, que se abre al mar Mediterráneo con una playa de casi cuatro kilómetros de fina arena, muy próxima a la localidad, tranquila a la localidad, tranquila y acogedora.

Contrastando con el intenso azul de las playas de la Safor , se encuentra el verde el interior de la comarca, un interior todavía por descubrir, y que ofrece al visitante poblaciones tan interesantes como Villalonga, con parajes como el Barranc de l´Infern, el Racó del Duc, la Vall de la Canaleta y el Circ de la Safor (un fantástico hemiciclo formado por acantilados, con una altitud de 1.011 metros ), y como Ador, auténtico “balcón” de la Safor. Alfauir , dónde se encuentra el Convento de Sant Jeroni de Cotalba (s. XIV). Barx, con parajes como “Les Foietes” y la “Drova ”, el Pico del Montdúver y la “Cova del Parpalló”. Próximo a Tavernes de la Valldigna (fundado en 1298, y actualmente restaurado) y la Ermita de Santa Ana o de la Zarza (antigua Mezquita).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Además, muchas son las rutas que nos propone el interior verde de la Safor : la rutas dels Castells nos ofrece la posibilidad de visitar la comarca utilizando este hilo conductor. Nos encontramos los castillos: de Bairén, de Vilella, de Palma, de la Reina Mora , del Rebollet, de l´Alfàndech, de Villalonga, de Borró y del Castellar. También resulta sugerente la visita a la ruta de l´Aigua que nos ofrece una vista retrospectiva del sistema de riego, basado en el sistema árabe, aún en uso en la comarca, leyendo el proceso a través de sus infraestructuras, como la Casa Clara (s. XVI) y los molinos, aún presentes en municipios como Villalonga, Potries, Beniarjó, Beniflá, Rafelcofer, l´Alqueria de la Comtessa y Oliva, entre otros. En el ámbito medioambiental, destacan igualmente las rutas ecoturísticas de la Valldigna (Barx, Tavernes, Simat y Benifairó) o la Vall de Vernissa (Llocnou de Sant Jeroni, Castellonet de la Conquista , Alfauir, Almiserà, Ròtova y Palma de Gandía), así como la Ruta “Entre Senill i Borró” en la marjal de Gandía, o el trazado del antiguo carril de Alcoi, entre Villalonga y L´Orxa, pueden ser de interés para el visitante amante de la naturaleza. Así mismo, municipios como la Font d´En Carròs, nos ofrece la posibilidad de pernoctar utilizando sus zonas de acampada municipal, con todos los servicios necesarios, dentro del entorno natural de la Plana. Por otra parte, Potríes aporta el interés de su colección museográfica de cerámica y su Alfar, muestra de la actividad artesana del municipio.

 

Dirección:
Ayuntamiento de Miramar
Plaza del Ayuntamiento s/n
46711
Miramar
info@ajumiramar.org
http://www.ajumiramar.org