Blog

Benagéber, ‘Camino del Silencio’

El “Camino del Silencio” es una nueva iniciativa del Ayuntamiento de Benagéber que une naturaleza, senderismo e historia en un recorrido por los vestigios del pasado reciente de este municipio serrano, uniendo las aldeas de la población abandonadas y reubicadas tras la construcción del embalse de Benagéber.

El Camino del Silencio es una ruta de la memoria sobre 16 kilómetros y que discurre por las principales aldeas de término municipal. Comienza por la aldea de Nieva, la única habitada en la actualidad, en la que se puede visitar una nueva zona de matorral autóctono con plantas aromáticas y medicinales, el ‘Mirador de Nieva’, el lavadero y la Fuente de San Isidro.

La ruta continúa por el Barranco de Maliaño que lleva a ‘El Sequer’, ahora un albergue y donde antaño se creaban los plantones de pinos con los que se ha repoblado el monte, deteriorado en la posguerra debido a la falta de combustible y madera para muebles.

En este paraje hay una zona de interpretación donde se pueden ver los pinos que actualmente nos rodean. Desde este punto se sube a la ‘Loma del Betún’ y se continúa por la antigua Cañada Real de Castilla, llegando a la Muela y a la Aldea de Villanueva, donde además se puede ver la Ermita y la Fuente de Santa Ana. A continuación enlaza con el Charco La Dalta hacia los núcleos de Cortes (en ruinas) y la Fuente de Los Tornajos, llegando después a una zona donde se puede ver una laguna (restos de una cantera) y unas ruinas que eran la Aldea de Tangarinos, para llegar y finalizar en Benagéber.

La ruta estará señalizada por el sendero homologado que la recorre y con los colores verde y azul del Alto Turia. Además el visitante dispondrá de un mapa de la ruta en el exterior del propio Ayuntamiento de la localidad.

Además de esta ruta, el Ayuntamiento continua trabajando en un recorrido de 30 kilómetros que enlazará con otras zonas más alejadas, como son El Molino Harinero de la Pardala (que solo se ve cuando el pantano está en niveles bajos) y las casas de Grilluelos.

Las dos rutas del proyecto Camino del Silencio pueden hacerse andando y/o en bicicleta.