Blog

La senda de la Lloma ¿Te apuntas?

 

La senda de la Lloma sigue ganando adeptos (PR-CV 336), más cuando el sol y el buen tiempo ganan la partida a las nubes y el frío. Es uno de los reclamos en Cullera para los amantes del senderismo. Un recorrido que combina paisaje de huerta, marjal y playas.

Con sus más de 14 kilómetros de camino, la senda de la Lloma se inicia en el cementerio, cerca de la estación de tren. Empezamos a explorar sus caminos agrícolas a la playa del Dosel, ubicada dentro del parque natural de la Albufera.

A partir de aquí comienza lo ‘duro’. El ascenso al faro de Cullera empieza a asomarnos a los acantilados. El siguiente punto de interés será el mirador que nos acerca el golfo de Valencia.

Y seguimos con el ‘ascenso’. La “senda de la Lloma” recorre toda la montaña de Cullera hasta el castillo. Como en una postal descubriremos la bahía de Cullera y la playa de San Antonio.
El Alt del Fort es el punto más alto del recorrido. Y, como no, el castillo de Cullera nos espera. Fue una de las ‘conquistas’ de Jaime I. El tiempo se para y las vistas piden paso. El esplendor de Valencia se vuelve a contemplar.
El Via Crucis nos indica el descenso para coger la senda de vuelta al cementerio. Según nos informa la página Valencia Terra i Mar la duración de está ruta es de dificultad media – baja. No hay que olvidar el disfrute de los yacimientos arqueológicos y, en general, de la vegetación mediterránea.